La flor de Aries

Aries

Los nativos del signo del carnero, como no podía ser menos, prefieren las flores que se dan en condiciones extremas: en las alturas, en los climas desérticos, en las cercanías al cráter de un volcán... Esto se debe a que los Aries se quieren ver reflejados en todo aquello que es resistente y que opone sus fortalezas a los mandatos de la naturaleza.

La flor que representa a Aries, además, está relacionada con el elemento natural de este signo: el fuego. Un elemento confiado y feroz, que como el ariano tiende a subir, a conquistar las alturas y todos los espacios, dinámico y lleno de energía, prefiriendo siempre el camino menos transitado a los mapas previamente trazados

La flor de Aries: Tulipán.
El colorido de esta flor coincide con el entusiasmo de Aries y el celo con el que vive las pasiones. Un rojo deslumbrante y lleno de energía.

Su historia es muy similar a la que todo Aries quisiera para sí: es una flor que se descubrió en el siglo XVI en el Medio Oriente, aunque ya se habían encontrado ejemplares en Europa del Sur y China. Lo cierto es que estudios actuales han permitido reconocer que su verdadero origen se sitúa en una región muy cara a los nativos del signo del carnero: las montañas y estepas de Kazajistán, Irán y Afganistán. Se cree que desde ahí fue trasladada a Asia y Europa.

Su nombre también tiene un origen curioso: 'Tulipán' es una derivación de una palabra turca 'tülbend', que no es el nombre original de la flor. Según cuenta la leyenda en 1554 el embajador austriaco OgierGhislain de Busbecq observó que un turco llevaba una flor en el turbante. Busbecq pidió a uno de sus intérpretes que le dijera como se llamaba esa flor de un rojo encendido. El intérprete entendió que el embajador se refería al turbante, y le respondió con la palabra turca para esa prenda: 'tülbend'.

El tulipán es una flor que equilibra la impetuosidad de los Aries, y le da una motivación productiva y creadora.

La mejor manera de que la tengan como amuleto es mediante un ramo de estas flores. Otras formas de implementarlo es usar su color en las paredes de la casa o llevándole como un tatuaje.

Ciertas variedades del tulipán se inclinan por el color amarillo. Un Aries puede combina ambos colores en un ramo, y verá que el equilibrio entre sus partes esenciales (la animal y la humana, la terrenal y el área) se complementan en una nueva armonía.

La flor del tulipán recuerda a una corona y a una hoguera: el cuerpo de un rey y lo que anida n su corazón. Nada mejor para describir a un Aries.
Selecciona otro signo:
Lo más visto

También te puede interesar

Compatibilidades de Aries